Notas de Multimagen - Biografias - Arturo Aguiar : Biografía  : Nació en San Juan, Argentina, en 1963 - Multimagen: Fotografia clasica, fotografia digital y fotografia experimental. Suscribase a nuestro Boletin
 
» Suscribite:

el sitio de la fotografía
Multimagen El Sitio de la Fotografia en español. Arte y fotografia en la Red
Notas  »  ...
» Noticias | » Reportajes | » Publicaciones | » Biografias | » Tecnicas

Arturo Aguiar
Biografía
20/11/2008

Puntua el articulo: 1 2 3 4 5
4286 visitas  

Nació en San Juan, Argentina, en 1963

Nació en San Juan, Argentina, en 1963

La forma de las cosas entre la luz y la sombra.

En la vida y en el arte, escribió Ernst Gombrich la relación entre las luces y las sombras ayudan a percibir las formas de las cosas. El autor de Arte e ilusión se quejaba de la escasa importancia que en la historia el arte han tenido los estudios de la luz comparados con los que se le han dedicado a la perspectiva. Y ello a pesar de la cantidad de espejos, cristales, destellos o epifanías que pueblan la historia de la pintura. Tanto la luz como la perspectiva fueron estrategias fundamentales de la ilusión que los artistas construyeron a través de los siglos y la modernidad se encargó prolijamente de desmontar. Así, era esperable que la fotografía, nacida en pleno apogeo de la modernidad, no surgiera como un dato más en ese amplio territorio de la ilusión, sino como la realidad misma que es capaz de deslizarse a través de la huella que impone la luz.
La obra de Arturo Aguiar se sitúa en la encrucijada entre esa tradición, los usos actuales de la fotografía y la necesidad de restaurar para el sujeto el extraviado poder de crear ilusión.
Por eso sus imágenes se apartan del instante y los límites irreductibles de la cámara. En realidad tienen lugar fuera de ella, recuperan una manualidad de pincel y un tiempo distinto, que el artista administra a su antojo. El resultado son unos climas mórbidos, de sorprendente actualidad, pero que curiosamente rinden tributo a la mejor tradición de la pintura barroca y sus géneros constitutivos: la naturaleza muerta (Vanitas) y las escenas sacras.
La luz en ellas dignifica el desorden contemporáneo, pone coto al caos cotidiano y le otorga estura mística a lo más banal de mundo real…
¿Será una forma de pasión contemporánea lo que Aguiar pinta en sus misteriosos retratos indolentes? ¿Alguna forma extrema de sacralización de lo banal en este mundo en penumbras que habitamos?.
El nuestro, esta cada vez más claro, no es mundo de luces, sino de sombras y es eso lo que el artista pareciera subrayar con esta estrategia suya donde el uso de la luz se vuelve en sí mismo metáfora: apenas la emergencia leve de un trazo empeñado en rescatar perfiles y contornos que no siempre alcanzamos a ver.

Ana Maria Battistozzi
 
“Sus personajes nos miran desde un mundo discontinuo al nuestro, y nos permiten penetrar, por un momento, en su atmósfera sagrada. Arturo Aguiar convierte a la fotografía en un verdadero dibujo de luz. Todo, hombres, mujeres, objetos, el espacio mismo, emergen de una misma sustancia lumínica...
El artista evita la literalidad descriptiva de la fotografía y recurre a las claves contrastadas de la pintura barroca. Para hacer del retrato un modo de ahondar en las profundidades misteriosas del alma humana.”

Valeria González


El eterno retorno.

La obra de Arturo Aguiar propone un intento de evadir los usos más comunes de la fotografía, al alejarse de la estética del hallazgo y el registro para establecer una fuerte aproximación a una forma de crear imágenes más cercanas al campo de la pintura.

Precisamente como un pintor sobre la tela -en este caso, la película- el autor construye una imagen utilizando recursos técnicos que le permiten iluminar por sectores lo que fotografía.

Su intervención es directa, con una fuente de luz que ilumina pequeñas zonas y mantiene en penumbra lo que desea. La imagen sólo se hace visible a través del mecanismo de representación elegido, por el registro acumulativo de los trazos de luz superpuestos sobre el material sensible. Es con esa actitud de intervención gestual, pintando con la luz, que se desplaza de las propuestas más transitadas por la fotografía, generalmente utilizada para obtener un recorte de la realidad en un breve segmento de tiempo congelado en el disparo.
“La convención -dice Aguiar- se apodera del modo de ver y tenemos la ilusión de que lo que vemos es; sin embargo, lo único que vemos es un modo de ver”.
...
El autor cumple, de manera cuidada y coherente, con su programa de acción. El denso misterio que emerge de la particular distribución de luces y sombras induce a comparar sus imágenes con las de la pintura barroca. Paradójicamente, el medio que utiliza, la fotografía, es una herramienta propia de la modernidad y la actitud experimental del autor se vincula con la libertad provocadora heredada de las vanguardias artísticas de comienzos del siglo XX, al poner en juego el azar y la intuición.

Juan Travnik
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 

 
Categoría

 

Resgistraste en nuestro boletin mensual 
Colaborá con www.multimagen.com 


 

 

 


-->

 

 

www.multimagen.com
Matheu 1616 Buenos Aires Argentina | Tel: +5411 4943-7717 | info@multimagen.com
Esta página tardó en ejecutarse: 0.03146 seconds.